E.E.M. N 302 Aarón Castellanos

EduBlog de la Escuela Media 302 de Plaza Clucellas, Pcia. de Santa Fe.

Más allá de las aulas…

Todos los que componen la escuela,  directivos, docentes no docentes, padres o alumnos, comunidad de referencia, TODOS hacen a la construcción de la escuela como institución.

En ese  construir diario participan nuestros jóvenes que se nutren no solo de lo académico que ocurre puertas adentro de la escuela,  sino de todas las experiencias de vida que podamos compartir con ellos quienes intervenimos en su formación.

Más allá de las aulas… intenta ser un espacio donde se puedan socializar logros y experiencias de todos los actores del proceso de enseñanza aprendizaje fuera del ámbito escolar, espernado con estas  experiencias  enriquecernos todos, fortalecer relaciones y beneficiarnos conjuntamente.

¿Te quedás con nosotros para compartirlos?


Una historia de vida ligada a nuestra escuela…

Todavía tengo presente las imágenes de su despedida, y veo que usted eligió esa imagen para recordar su paso por nuestra escuela…qué sorpresa no?
Escucharla, leerla, encontrarla es siempre un gusto. Uno no puede evitar emocionarse, recordar nuestra “anteriore escuela”. Haberla tenido como compañera y directora fue una gran experiencia. Qué gran vocación docente! sigue haciendo escuela desde otro lado. Permítanos compartir su experiencia.

Invito a todos a leer esta nota que nos muestra a una gran persona dedicada toda una vida a la docencia: Graciela Torasso de Márquez
Profesora Georgina Lora

Grupo de profesores en la despedida sorpresa a Graciela en el último día de clases


CASTELLANOS en la Región dialogó con una de las referentes de la educación de nuestra región: Graciela Torasso de Márquez. Profesora de Historia y Directora de la Escuela de Enseñanza Media Nº 302, quien en esta primera parte de una larga entrevista, habla de su experiencia como estudiante y como docente. Por Lucas Vietto. Graciela Torasso de Márquez fue Profesora de Historia y Directora de la Escuela de Enseñanza Media Nº 302 “Aarón Castellanos”, desde el inicio de la educación secundaria en Plaza Clucellas, hasta el año 2006, momento en que se jubiló.

CASTELLANOS en la Región fue recibido por Graciela en su domicilio, donde se realizó una entrevista exclusiva. En esta entrega, le brindamos las palabras de una persona que siempre será recordada por su vocación, empeño y dedicación a la enseñanza.

– Graciela nos gustaría saber sobre su formación como docente y sus vivencias como alumna del profesorado de Historia.

– Bueno, yo hice la escuela secundaria en el Colegio Inmaculada Concepción -hoy FASTA- de San Francisco (Córdoba). Allí cursé los cinco años de Maestra Normal Nacional. Cuando me recibí, tenía dos alternativas: entrar como telefonista, porque mi mamá ya trabajaba en Teléfonos del Estado; o seguir el Profesorado de Historia. Respecto a esto, te cuento una anécdota: el profesorado lo tenía en segundo lugar porque a mí me gusta mucho la didáctica, la pedagogía y la psicología; por lo tanto quería seguir estas materias. Sucede que como se cerraron las escuelas normales no teníamos campo de acción y fue entonces como la mayoría de los alumnos que teníamos esta inclinación, hicimos el Profesorado de Historia.

– ¿En qué año se recibió y qué recuerda de su ingreso a la escuela donde vivió casi una vida?

– Me recibí en el año 1973, pero ya en el año 1971 y 1972 se estaba hablando de que en Plaza Clucellas se iba a abrir una escuela secundaria. Yo me enteré de esto y supe que el Padre Antonio Bonini iba a ser el Director; al tiempo que iba a dictar la cátedra de Historia. El Padre tenía muy buena prestancia pero tenía mucha personalidad, lo que hacía que uno a veces le tenga como una especie de miedo. Yo quería inscribirme pero me faltaba sólo la práctica que la iba a hacer al año siguiente de haber rendido todas las materias. A pesar de ello, un día le dije al Padre Bonini que estaba dispuesta a dar clases.

Textualmente mis palabras para con Bonini fueron: “Padre, yo sé que usted va a dar las cátedras de historia pero bueno, yo aunque estoy en segundo lugar, me gustaría que me tenga en cuenta para el futuro”. Bonini me respondió: “No de ninguna manera, habiendo una Profesora de Historia en potencia, usted va a ser la profesora”. Fue así que el Padre renunció a dar cátedra y me dijo “yo voy a ser director pero habiendo una profesora, vos Graciela vas a dar clase”.

– ¿Cómo fue la primera experiencia en clase luego de que el Padre Bonini le dio la certeza de que iba a quedar a cargo de las horas de historia?

– Yo comencé a dar clases en Plaza Clucellas el 19 de marzo de 1973, junto con el arranque de la escuela. En ese momento éramos todos profesores jóvenes, de 21 años más o menos y casi todos recién recibidos, a excepción de una profesora de Contabilidad que tenía algunos años más y que era de Rafaela.

Comencé a dar clases al tiempo que empecé las prácticas en San Francisco. Fue así como me recibí en julio y recuerdo que ese día entré a la escuela al día siguiente que había rendido la práctica y no encontré a nadie, porque primer año no estaba. Entré al curso y todos los chicos, junto con “Mimi” Fassetta estaban esperándome y me aplaudieron por haberme recibido. Desde ese momento, siempre estuve desempañándome en la escuela hasta que me jubilé, el 31 de diciembre del 2006.

– A parte de su experiencia en la Escuela de Enseñaza Media “Aarón Castellanos”, como profesora: ¿dictó clases en otra escuela?

– Estuve algunos años dando clases en la escuela Agrotécnica de María Juana, pero con el tiempo dejé las cátedras cuando tomé la Dirección en la Escuela de en Plaza Clucellas.

– ¿En que año tomó la dirección, recuerda?

– Fue en 1980 y hasta 1983, momento en que falleció mi papá; allí me pareció que se me venía el mundo abajo. En ese entonces me parecía que no tenía tiempo o no me podía dedicar y fue así que dejé la dirección y seguí sólo con mis horas cátedra, donde llegué a dar en total 40 horas semanales.

– ¿Cuándo retomó la dirección de la escuela?

– Fue en el año 1991 donde volví a retomar la dirección. Desde entonces y hasta el 2006, cuando me jubilé, estuve en el cargo de la dirección, luego de 34 años al servicio de la educación.

– Graciela, en mi caso que fui alumno suyo: uno recuerda mucho esa facilidad que usted tenía para hacer esquemas, puntualizar los hechos según su importancia y una forma de explicar la historia con términos entendibles. ¿Cómo adquirió esa metodología didáctica?

– Vos sabés que yo me formé con unos profesores de Córdoba que venían a dar clases a San Francisco y recuerdo a uno que fue el que nos enseñaba a hacer esos cuadros. Su apellido era Emiliani, y yo no sé si está en vida actualmente porque era ya un hombre grande en aquel entonces. Siempre lo recuerdo con mucho cariño porque él, más que la profesora de pedagogía y de didáctica, era Licenciado en Historia, por lo que las materias pedagógicas no las tenía a su cargo. A pesar de eso, Emiliani, daba mucha pedagogía. El era profesor de Historia Contemporánea. Él nos decía que una de las cosas esenciales era llegar al alumno porque sino la historia se convierte en algo muy pesado. Imaginate que si se hace pesada la matemática, la historia tiene que ser agradable y tiene que llegar a los alumnos, donde es que mejor llegar con colores y con esquemas. Fijate que yo seguí las ideas de él, y siempre intercalé la historia oficial o propiamente dicha o el hecho histórico, con anécdotas, porque así lo comprás al alumno; o sea con las anécdotas lo atraés y después le metés los conocimientos de los hechos históricos.

– Por lo que se aprecia, Graciela, le tiene mucho cariño a ese profesor.

– Creo que a toda la tanda que nos recibimos y que escuchamos las palabras de Emiliani, nos fue muy bien. Pensándolo en frío, creo que ahora, estaría muy arrepentida de haber seguido Ciencias de la Educación como pensaba en aquella época. Hoy que estoy jubilada y sigo conviviendo con la Historia. Muchas veces extraño dar clases y me encantaría seguir dándolas. Igualmente y como sucedió ahora, aprovecho las efemérides patrias con motivo el Bicentenario o en las fiestas del pueblo, siempre me llaman de la escuela primaria de Estación Clucellas o de la escuela primaria de Eustolía, para darle charlas a los chicos; o bien a veces preparamos con Silvia Pairetti algo de títeres para atraer a los chicos, pero me gusta estar en contacto con el alumno dentro del aula: eso lo extraño mucho.

– Graciela, me imagino que en tantos años de compartir el aula, de compartir reuniones y diversas experiencias, debe haber muchísimas anécdotas, ¿recuerda alguna en especial?

– Bueno hay una que causa mucha gracia y que siempre la cuento. Se la conté a los chicos de quinto año el año que me jubilé. ¿Vos te acordás de ese curso al que iban Fernando Vietto, Matías Mina, Claudio Gasparotto?

– Ese era el curso al que iba yo, Graciela (risas).

– Uhhh eran terribles. Bueno me acuerdo que yo tenía la sexta hora de historia en otro curso y la séptima hora la tenía en ese curso. Tocó el timbre y cuando entré al curso vi escrito en el pizarrón: “Viejas Locas”, “La Renga”….

Entonces dije: “Ah no, que chicos maleducados; pero a quién le dicen viejas locas estos chicos. Yo estaba tan indignada; me puse tan mal. Yo no sabía que esos nombres eran de bandas de rock. Les hice borrar el pizarrón y les tome lección a todos”.

Por supuesto puse un montón de unos, ya que nadie sabía nada. Me fui a la dirección a buscar el libro de amonestaciones y dije “van a ver estos, yo les voy a dar como viejas locas, la renga. Y me preguntaba ¿a quién le dirán la renga? y ¿a quién las viejas locas?.

Pasé con el libro de amonestaciones y paré en la sala de profesores. Me vieron la cara de enojada que tenía y entonces Claudia Adamis me dice: “¿qué te pasa Graciela?”.

Le conté lo sucedido; y fue así que me agarró (Claudia) de los dos brazos y me dijo: “Espere Graciela, tranquilícese. Viejas Locas y La renga son bandas de rock.

Yo no podía creer lo que me decía Claudia y le respondí pero: ¿con esos nombres?”. Sí, me contestó Claudia.

Resulta que los chicos de ese curso eran fanáticos del rock. Yo sabía que escuchaban rock y de hecho algunos habían formado una bandita; pero siempre pensé que lo que estaba escrito en el pizarrón se hacía referencia a alguno de los docentes.

Fue así como deje el libro de amonestaciones y saqué los unos que había puesto. Ellos nunca lo supieron, pero cada vez que lo cuento genera mucha risa.

Entonces le dije a las profesoras: “Menos mal que doy clases, por lo menos me actualizo y los mismos jóvenes te actualizan ¿no es cierto?. Eso es una cosa que tengo que reconocer, los chicos nos actualizan en un montón de cosas que nosotros dejamos perdidas”.

Entrevista a la escritora local Beatriz Chiabrera de Marchisone.

foto bea

Beatriz Chiabrera

Corría el año 1964 y un 8 de junio en un pueblito de la provincia de Santa Fe llamado Clucellas, nacía esta destacada escritora. Desde muy pequeña, según sus relatos, se reunía con amigas a escribir.

Ganó diferentes concursos de poesía al mismo tiempo que participó en antologías cooperativas de distintas editoriales con poesías y narrativas. Publicó algunas de las obras en diarios de circulación de la zona. Escribe y dirige obras de tratro que interpretan actores de su pueblo.

En el mes de abril, presentó su primer libro de poesía y narrativa con el título “Sentate que te cuento” en el salón cultural de la Biblioteca Popular Presbítero Antonio Bonini, que tuvo como respuesta una amplia convoatoria de la comunidad.

Los alumnos de 5º año de la E.E.M. Nº 302 “Aarón Castellanos” conversaron con ella en esta entrevista:

1. ¿Cómo nació la idea de escribir un libro?

La vida del libro se dio sola con el tiempo, una vez que me encontré con una cantidad acumulada de poemas  y narrativas y me pareció bueno juntar todo.

2. ¿Por qué se le ocurrió llamarlo “Sentate que te cuento”?

Me pareció una invitación atrayente, espontánea y es lo que todos decimos a alguien cuando tenemos algo importante para contarle.

3. ¿En qué se basó a la hora de escribir?

En agrupar los poemas y narrativas por temas y encabezar cada tema con citas de otros autores que reflejaran lo que se puede encontrar en ese capítulo.

4. ¿Cómo fue el proceso de escritura?

Agradable, atrapante. En realidad se podría decir que el proceso fue el armado y la organización de lo que ya estaba escrito con anterioridad.

5. ¿Cuánto tiempo le llevó crear este trabajo?

Poco, cuatro meses. Porque a pesar de que la editorial es de Buenos Aires, los medios tecnológicos hacen que todo sea más rápido.

6. ¿Qué desafíos tuvo que afrontar para la creación de su obra? ¿Qué satisfacciones obtuvo?

El desafío es, desde el comienzo, no saber si lo que uno está haciendo va por el camino correcto, como todo proyecto nuevo que se emprende. La incertidumbre está hasta el final, hasta que tenés el libro en tus manos. Ahí pasa a ser satisfacción, lograr el objetivo. Además, ver la imagen del pueblo (de la plaza) en la tapa y que el contenido tenga que ver con mi familia, la gente de mi pueblo y los afectos, eso te da mucha satisfacción. Y sobre todo notar que hay un cierto interés en ver de qué se trata, como lo noté con la asistencia de la gente a la presentación.

7. ¿Qué siente al presentar su libro?

Una emoción muy grande, porque como digo en la primera poesía que aparece en el mismo, es “Casi como un hijo”. Cada libro es algo único, personal, una creación. Y siento mucha expectativa para ver que resultado tiene en el lector.

8. ¿Qué le inspira a escribir?

Me motiva lo que me afecta interiormente, sensaciones diarias que no se pueden prever sino que surgen por sentimientos disparadores espontáneos.

9. ¿Cómo comenzó su interés por la literatura?

Leyendo poesía desde muy chica, recortando poemas donde encontraba en las revistas o copiándolos en cuadernos, colgando posters con poemas en mi dormitorio que de tanto leerlos los memorizaba.

10. Además de la escritura, ¿qué otras actividades artísticas ha realizado?

Dibujo y pinto, fui a aprender guitarra (sólo para divertirme) y dirijo obras de teatro cuyos libretos también escribo.

11. ¿Qué piensa su familia al respecto?

Les encanta todo este proyecto del libro ya que participaron bastante. Mis hijas elaboraron la tapa y los señaladores que van con los libros y, por supuesto, mucho del contenido tiene que ver con ellos.

12. ¿Tiene pensado en un futuro seguir escribiendo?

Por supuesto. Esto es algo de lo que uno no puede salir más.

Otra  escritora local: Prof. María Alejandra Civalero

La profesora María Alejandra Civalero también se ha destacado por su participación en certámenes literarios de poesía y narrativa.

El siguiente es un recorrido por todos sus trabajos editados que Alejandra nos invita a hacer, narrado por ella misma.

Participaciones en certámenes literarios de poesía y narrativa breve en “Ediciones Andrónico” y “Editorial de los Cuatro Vientos”. Como resultado de los concursos integré antologías cooperativas que compartí con autores de todo el país.

Todos los ejemplares se pueden encontrar en la Biblioteca Popular Pbro Antonio Bonini de Clucellas y en E.E.M. Nº 302 “Aarón Castellanos” de Clucellas

Recibí mención especial en poesía el 29 de diciembre de 2008 en el acto de presentación de la Antología “Homenaje a Alfonsina Storni” de Editorial de los Cuatro Vientos realizado en Buenos Aires.

La presentación del libro “Nueva Literatura Argentina 2009” se llevó a cabo en la 35º Feria Internacional del Libro el jueves 30 de abril de 19 a 20 hs. en el pabellón Ocre del predio de la Rural. Esta antología literaria reúne a escritores de todo el país especialmente invitados por Editorial de los Cuatro Vientos para integrar la obra. Entre ellos se encuentra la Profesora de Inglés María Alejandra Civalero, docente de nuestro establecimiento. En el acto se hizo entrega de los ejemplares a sus escritores como así también de medallas y diplomas de “Autor destacado”. Todas las antologías de los distintos concursos literarios del año 2008 en los que la profesora participó estaban expuestas en el stand Nº 730 del pabellón azul que tenía la editorial en la feria del libro.

1º antología: Ediciones Andrónico:  5 poesías: Debilitada, Triste, Belleza, Quién sino él, Será.

2º antología: De Los Cuatro Vientos Editorial:  6 poesías: Debilitada, Decisiones, Destino, Triste, Belleza, Será.

3º antología: De los Cuatro Vientos Editorial: 7 poesías: Nubes, Renacer, Imágenes, Cuatro Décadas de Caminar, Pobre Alma, Ser Resiliente, Tirando.

4º antología (mención especial en poesía) De los Cuatro Vientos Editorial:

4 poesías y 1 narrativa: Todo Fluye, El Erizo, Despedida (al viejo edificio de la EEM Nº 302 de Clucellas), Lo Recorrido, La Historia (narrativa).

5º y 6º antologías no son por concurso sino por invitación especial de la editorial como autor destacado con selección de obras ya publicadas por el sello editor 2 poesías: Nubes, Cuatro Décadas de Caminar, 1 narrativa: La Historia. 2 poesías: Imágenes, Triste.

M.A.Civalero

Medalla y diploma recibidos en la Feria del Libro 2009

Una respuesta to “Más allá de las aulas…”

  1. lauraroggero said

    Buenísimo trabajo de los chicos y valiosos aportes de estas dos escritoras que nos comparten su escritura…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: